Cráneo-sacral


Cráneo-sacral

TERAPIA CRANEOSACRAL

La terapia craneosacral es una corriente terapéutica que surgió a finales del siglo pasado de la mano del osteópata estadounidense Dr. William G. Sutherland.

A través de sus investigaciones, Sutherland descubrió la existencia de un “impulso”, percibido a través de la palpación, como un movimiento respiratorio sutil, a nivel de todas las estructuras que forman el sistema craneosacro y que se transmite al resto de tejidos del organismo.

¿Cuál es la conexión entre el cráneo y el sacro?

Anatómicamente el cráneo y el hueso sacro están conectados entre sí a través de la membrana meníngea más externa denominada duramadre, que es una de las tres meninges que recubren el cerebro. La duramadre envuelve el encéfalo asegurando su posición dentro del cráneo y dándole protección, y se continua hacia abajo recubriendo la médula espinal hasta insertarse en el sacro y en el coxis.

De las tres meninges, duramadre, aracnoides y piamadre, sabemos que el Líquido Céfalo-raquídeo que se produce en el encéfalo, circula a través del espacio subaracnoideo, de craneal a caudal y viceversa, produciendo un ritmo dicha circulación.

Todas estas estructuras, junto con el líquido cefalorraquídeo y los huesos del cráneo, dan lugar al sistema craneosacro. El líquido cefalorraquídeo se forma y discurre dentro de todo este sistema, moviéndose impulsado, como una especie de “bomba hidraúlica”, a través de cambios de presión, dando lugar, durante las fases de llenado y vaciado, a pequeños movimientos a nivel membranoso entre los huesos del cráneo.

El ritmo craneosacro

Este bombeo de líquido cefalorraquídeo es el que percibe el fisioterapeuta con sus manos, semejante al ritmo cardíaco o respiratorio, pero mucho más lento y sutil, al que se denomina “ritmo craneosacro o movimiento respiratorio primario”.

En condiciones de salud, el ritmo craneosacro se siente con unas características determinadas de frecuencia, amplitud, vitalidad, etc. Dichas características pueden verse alteradas en presencia de enfermedad, en el sentido más amplio de la palabra; como por ejemplo, tras un golpe físico, en presencia de tensiones, estrés o si existen problemas emocionales, especialmente después de un shock o trauma emocional intenso.

No olvidemos que somos una unidad cuerpo-mente-espíritu; los pensamientos, sentimientos y emociones conviven y habitan en nuestros tejidos, vísceras, sistema nervioso, así que también pueden ser la causa de diferentes trastornos, tanto en nuestro cuerpo como en nuestra mente.

¿En qué consiste una sesión de terapia craneosacral?

Durante la terapia craneosacral, con la colocación de forma muy suave de las manos en el cráneo principalmente, escuchamos cómo es la calidad y frecuencia del ritmo, detectando si existen cambios en sus características y si los huesos del cráneo se mueven de forma sincrónica o, si de lo contrario, hay alguna restricción o traba en su movimiento como consecuencia de la tensión en los tejidos intracraneales.

A través de pequeñísimos estímulos manuales, ayudamos a que estos tejidos intracraneales suelten sus tensiones.

La intención última de esta terapia es que, al liberarse y equilibrarse las tensiones dentro del sistema y del organismo en general, el ritmo craneosacro recupere la normalidad.

¿En el tratamiento de qué patologías es efectivo?

El tratamiento consigue disminuir el tono muscular y liberar tensiones, por lo que resulta profundamente relajante. A este resultado de liberación-relajación llegamos por su suavidad y, sobre todo, por actuar directamente sobre el Sistema Nervioso, regulando tanto su actividad como la de otros sistemas con los que está directamente relacionado (musculoesquelético, respiratorio, vascular…).

Se puede utilizar la terapia craneosacral como tratamiento principal o también como complemento de otras técnicas.

Es especialmente beneficiosa en el tratamiento por ejemplo de:

–    Dolores de cabeza.
–    Dolores de espalda.
–    Bruxismo y alteraciones en la articulación témporomandibular.
–    Estados de ansiedad, estrés y nerviosismo general.
–    Tensión física y emocional

Contact to us